HISTORIA DE LA RADIOLOGÍA

Descubrimiento de los Rayos X

Wilhelm Conrad Roentgen (1845 – 1923), junto con muchos otros científicos de su época, estuvo experimentando con tubos al vacío. El 8 de Noviembre de 1895, con uno de estos tubos produjo un rayo invisible que era capaz de penetrar substancias opacas a la luz ordinaria (observó que una placa de cartón cubierta de cristales de platino – cianuro de bario, emitía una fluorescencia, la cual desaparecía cuando desconectaba la corriente). Siguió repitiendo el experimento, pronto descubrió que esos rayos atravesaban distintos tipos de materiales como papel, madera, una lámina delgada de aluminio, pero el plomo no. También se dio cuenta de que al sostener un aro de plomo con sus dedos, no solo se veía el aro sino también los huesos de su mano. Roentgen descubrió que la sombra o imagen de estos materiales podían ser registradas en una placa fotográfica. Esto también acontecía con el cuerpo humano, y las sombras de los diversos tejidos humanos –piel, músculos y huesos- podían ser registrados en la película. Incapaz de definir la naturaleza exacta de esta radiación la llamó “Rayos X”. El 28 de Diciembre de 1895 entregó el trabajo “Sobre una nueva clase de Rayos. Comunicación Preliminar”

Se publicó en pocos días y envió separatas a todos sus amigos. Prácticamente en un reducido espacio de tiempo la noticia apareció en todos los periódicos y diarios de gran difusión, produciendo un gran impacto entre el público general.En febrero de 1896 Roentgen tomó una radiografía de un brazo fracturado y la mandó al British Medical Journal para probar el increíble poder diagnóstico de su hallazgo.

En 1901 recibió el primer premio nobel de física, cuyo premio donó a la Universidad en apoyo de la investigación.

El descubrimiento de los rayos X creó una revolución en los campos de la física y la medicina, y buena parte del mundo científico se volcó en su estudio. Su descubrimiento hizo que la radiología fuera contemplada como una rama de la ciencia y señaló el comienzo de la era de la electrónica, además de proveer a la medicina de un nuevo método de diagnóstico.

Por otra parte, las falacias acerca de las extraordinarias propiedades de los rayos X tuvieron un gran impacto social (Algunos ignorantes detractores intentaron vetarlos pues decían que con ellos era posible ver a las mujeres desnudas, y los mercaderes se aprovecharon del desconocimiento general y varios fabricantes de ropa interior se enriquecieron notablemente vendiendo prendas anti-rayos X).

El inventor e industrial norteamericano Thomas A. Edison, enterado de la existencia del descubrimiento, se puso en contacto con Roentgen, insistiendo para comprarle la patente de los rayos X, a lo que este se negó rotundamente, pues consideraba los beneficios de su invento patrimonio de la humanidad. Aunque se resignó a no conseguir a la patente, Edison instaló en la Exposición Eléctrica de Nueva York de 1896 una atracción en la que por unas monedas se podía meter la mano frente a un aparato de rayos X que proyectaba los huesos sobre una pantalla fluorescente. El encargado de la atracción, después de unas semanas de trabajo, perdió la piel de la mano por quemaduras profundas y falleció a causa de la subsiguiente infección; fue la primera víctima de la historia de la radiación.

En 1900 Roentgen decidió aceptar el cargo de profesor en la Universidad de Munich, donde permaneció hasta su muerte. Allí aumentaron los temas administrativos de los que se tuvo que ocupar y disminuyeron los científicos. Entre 1900 y 1921 sólo publicó siete trabajos sobre la conductividad eléctrica, las radiaciones, las propiedades físicas de los cristales, etc.
En 1914 estalló la Primera Guerra mundial y Roentgen se refugió en una casa de campo que tenía en Wilheim, en los Alpes Bávaros. Durante ese tiempo murió su mujer Bertha (1919) y también se esfumó su fortuna tras el colapso del marco económico después de la guerra. A partir de entonces vivió modestamente, renunció a su plaza de profesor y su salud empezó a resentirse. Murió en 1923 en Munich a consecuencia de un cáncer intestinal.
Los hallazgos de Roentgen abrieron un extraordinario campo en medicina; pronto fueron un instrumento de diagnóstico de gran importancia y dieron lugar al desarrollo de una ciencia y una práctica radiológica.

Descubrimiento de la Radioactividad

La radiactividad es un fenómeno físico por el cual todos los cuerpos o elementos químicos llamados radiactivos, emiten radiaciones que tienen la propiedad de impresionar placas fotográficas, ionizar gases, producir fluorescencia, atravesar cuerpos opacos a la luz ordinaria, entre otros. Debido a esa capacidad se les suele llamar radiaciones ionizantes (los rayos x pertenecen al grupo de radiaciones electromagnéticas (combinación de energía eléctrica y magnética) ionizantes, estas radiaciones no tienen partículas o masa, sino que son energía pura).

En resumen, es un fenómeno que ocurre en los núcleos de ciertos elementos, inestables, que son capaces de transformarse o decaer, espontáneamente, en núcleos atómicos de otros elementos mas estables.

En 1896 Henri Bequerel tras los descubrimientos de Wilhelm Conrad Roentgen, se propuso averiguar si existía una relación fundamental entre los rayos X y la radiación visible, de tal modo que todos los materiales susceptibles de emitir luz, estimulados por cualquier medio, emitan, así mismo, rayos X La historia relata que entre los científicos que recibieron el comunicado de Willhelm Conrad Roentgen (“Comunicación Preliminar sobre una nueva Clase de Rayos”) se encontraba Poincaré, quien, el 24 de enero de 1896, lo mostró en la reunión semanal de la Académie des Sciences de París, y sugirió a su colega y amigo Antoine Henri Bequerel, que estaba trabajando en las propiedades de las sales de uranio y de otras sustancias que manifestaban fluorescencia, que si los rayos X podían causar fluorescencia, tal vez algunas sustancias fluorescentes pudiesen emitir rayos X).

Bequerel descubrió que ciertas sales de Uranio emiten radiaciones espontáneamente, al observar que velaban las placas fotográficas envueltas en papel negro. Hizo ensayos con el mineral en caliente, en frío, pulverizado, disuelto en ácidos y la intensidad de la misteriosa radiación era siempre la misma. Por tanto, esta nueva propiedad de la materia (la radiactividad) no dependía de la forma física o química en la que se encontraban los átomos del cuerpo radiactivo (con lo cual comprobó además que las sales de uranio eran activas sin necesidad de ser expuestas a una fuente de energía).

El estudio de este nuevo fenómeno y su desarrollo posterior se debe casi exclusivamente al matrimonio de Marie y Pierre Curie.

Descubrimiento del Polonio y el Radio

Marie y Pierre Curie estudiaron la radiactividad, en particular el uranio en forma de pechblenda, que tenía la curiosa propiedad de ser mas radioactiva que el uranio que se extraía de ella (lógicamente es de suponer que la pechblenda contenía trozos de un elemento más radioactivo que el uranio).

Tras varios años de trabajo constante, a través de la concentración de varias clases de pechblenda, aislaron dos nuevos elementos químicos, el Polonio (lo que le recordaba a Marie Sklodowska su país nativo Polonia que se encontraba particionado por Rusia – Prusia y Austria) en 1898. El otro elemento fue el Radio debido a su intensa radiactividad.

Siempre trabajaron en un cobertizo y Pierre era el encargado de suministrar todos los medios y artilugios para que Marie trabajara. Pierre tenía temporadas de una gran fatiga que incluso le obligaba a reposar en cama, además de que los dos sufrían quemaduras y llagas producidas por el trabajo radioactivo.

Poco después Marie obtuvo un gramo de cloruro de Radio, lo que consiguió tras manipular 8 toneladas de pechblenda. En 1902 presentan los resultados, lo que los lleva a la fama. Los científicos les mandaban cartas y los estadounidenses les pedían que dieran a conocer todos sus descubrimientos. Tanto Pierre como Marie aceptan y prestan todas sus investigaciones sin querer lucrar con ello mediante patentes, un hecho que es aplaudido por todo el mundo.

La Primer Radiografía Dental

14 días después de que Roentgen anunciara su descubrimiento, el Dr. Otto Walhoff (alemán) realizó la primera radiografía dental, lo hizo efectuándola en su propio cráneo, con un tiempo de exposición de 25 minutos (obtuvo un resultado bastante defectuoso dada la escasa sensibilidad de la placa receptora.

En América, el Dr. W. G. Worton fue el primero en obtener una radiografía dental, en 1896 utilizando cráneos humanos desecados  (un año después fue el primero en efectuar una radiografía de cuerpo entero).

El Dr. Edmund Kells, tomó la primera radiografía intraoral; fue el primer dentista que utilizó la radiografía para procedimientos odontológicos y el primero de tomarla en un paciente vivo (en estas épocas era difícil lograr buenas radiografías debido a la variedad de gases contenidos dentro del tubo. La práctica recomendada del Dr. Kells era colocar la mano del operador entre el tubo y el fluoroscopio lo que dio lugar a la aparición de numerosas lesiones malignas).

Biografías:

Wilhelm Conrad Roentgen

Antoine Henri Bequerel

Madame Marie Curie

Dr. Clarence E. Kells

About these ads

2 pensamientos en “HISTORIA DE LA RADIOLOGÍA

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s